27 de octubre de 2011

elecciones 2011

Necesito dejar plasmado en palabras algo respecto a los comicios del domingo. Aunque no quiero seguir amargandome leyendo noticias repetidas en los diarios, quiero aunque sea escribir cómo me siento.
No puedo quedarme callada y guardarme la bronca que me genera las consecuencias de la democracia, es decir, esta cuestión del poder de la mayoría. Como me dijo mi hermano: "si la mayoría dice que 2+2=5 no importa que sea 4, la mayoría va a decir que es 5"
La cuestión es que fui a votar sabiendo que una gran mayoría iba a votar conforme con planes que subsidia el gobierno (y en definitiva todos nosotros) en vez de generar verdaderas fuentes laborales y mejorar las ya existentes, eligieron seguir con lo mismo. Eligieron lo que había. Esta supuesta igualdad que en realidad acrecienta la pérdida de valores y dignidad que otorga el trabajo, el estudio y como resultado un país que logre crecer gracias al trabajo de todos y cada uno de sus habitantes. Parece utópico lo que digo y en cada votación me convenzo más de que es realmente así. Pareciera que no va a cambiar.
Es lamentable porque son estas situaciones las que te replantean para qué te esforzás, estudiás e intentás aportar tu granito de arena si lo que predomina es la ley del menor esfuerzo, la inseguridad, la inestabilidad monetaria, la manipulación de la información y la crisis.
Es probable que esto suene muy desmotivador e incluso deprimente, pero es lo que yo y muchos otros miles deben estar pensando. Al menos en mis círculos compuestos de gente de clase media, que estudia o trabaja, o realiza ambas.
Ojalá esté equivocada y las cosas mejoren. Seguiré hasta donde resulte casi imposible, mis estudios y mi esfuerzo.No pienso aflojar, al menos por ahora.

D.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Exprese, comente y luego haga click.