30 de diciembre de 2010

gracias veinte diez!

Un año que termina, otro que comienza. Es simple y es lo que pasa aproximadamente cada 365 días y va a seguir ocurriendo a menos que por algún motivo (o muchos) nos extingamos (sobran los motivos).
Inevitablemente se empiezan a hacer los balances de todo lo que ocurrió día a día, dentro del mes a mes, cuatrimestre a cuatrimestre, durante tooodas las estaciones del año (con frío, calor y lluvia incluídos)
Por mi parte, puedo decir que este año fue increiblemente productivo, sobre todo porque las cosas fueron muy diferentes.
Cambiar de ciudad, de gente, de casa, en fin, de hábitat. Y redescubrirme por completo, con todo lo que eso implica; lo bueno y lo malo.
La libertad y la responsabilidad, sumado al silencio y la soledad. Estoy felíz de todo lo que pude lograr, desde lo más sencillo hasta lo más complejo.
Creo que cumplí con más de lo que esperaba durante todo este dos mil diez, asi que más que conforme con los resultados.
Supongo que puedo decir que fue y es el mejor año que pasé hasta ahora.
Ahora, a agradecer y pedir por un año nuevo igual o mejor.
¡Chin chin para todo el mundo!
No sé si es verdad, pero dicen que hay que brindar con la mano izquierda y a los ojos, pero debe ser puro cuento.
¡Felíz año de parte de todo el equipo Ultrafina (o sea yo)!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Exprese, comente y luego haga click.