3 de febrero de 2007

SOY UNA MOLESTA DE MIERDA

Hoy creo que es sábado, y tengo muchas ganas de salir: a bailar, a divertirme, a tomar un meloncito o un gancia, o cualquier trago rico, pero principalmente, a divertirme, y aprovechar este sábado único e irrepetible, como los seres (o al menos eso es lo que nos hacen creer en la escuela)
Sigo esperando que se disipe la temperatura, porque la térmica arrasa con 45º y digamos que empiezo a ponerme molesta. Cuando ya te suda la frente, y no hay vuelta que darle. No podés nisiquiera dormir, porque te sentís hecha un pegote, todo irradia calor, y para colmo, no tengo hielo en la heladera. me molesta el pelo, la ropa y el ruido de la persiana que golpea por el viento leve. Creo que voy a bañarme tres veces el día de hoy: es que este calor insoportable, simplemente no se aguanta. y como ya dije, quiero otoño!
Pero acá caigo en el dilema: no hay nada que me venga bien, carajo. En verano quiero otoño, y en invierno, anhelo la primavera, más que nada porque los días se hacen largos, y puedo irme todo el día de mi casa, además sale más gente y es más divertido. Aunque por otro lado, lo que no me gusta de los días largos es que cuando salgo de bailar ya amaneció hace rato y eso me desconcierta mucho, y para cuando llego a mi casa estoy tan despierta que parece que me hubiera tragado un litro de café fuerte. Pero bueno, como dice la vieja y ponderada frase "al que le gusta el durazno, que se banque la pelusa" y si de pelusa hablamos, qué bien me vendría en este momento.


p.d: no soy una alcóholica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Exprese, comente y luego haga click.