1 de agosto de 2016

Los días del pasado futuro (o cómo retomar un blog después de años)

Es increíble volver a leer lo que una misma escribió hace unos años atrás. Cómo algunas cosas se perpetúan más allá de lo imprescindible y cómo a través de distintas experiencias, uno flexibiliza todas aquellas cuestiones rígidas que se alojan en la mente.
De repente, recordé que tenía un blog. Recordé que escribía de manera cuasi-anónima en la web para ojos anónimos, aquello que me generara algo, que me quitara el sueño. Los amores y desamores, la adolescencia, los absolutos, los para siempre, las dudas, las certezas, las ganas de salir al mundo y la doble vida (la que los padres desean para uno y la que uno en verdad lleva adelante)
Cómo en estos 10 años entre idas y venidas, bloguear como la acción de escribir en un blog una especie de racconto en diversos formatos, fue una forma de terapia.
Todo este tiempo sólo escribí en forma de tuits 
Me cansé de hacer un diario íntimo público, sobre todo porque en realidad siempre quise escribir otro tipo de cosas. Por ejemplo de películas y series, de nuevas bandas, de eventos, de lo que sea.
De chica pensaba que cuando tuviese esta edad iba a estar escribriendo libros. Como si eso fuese señal de madurez y éxito.
En fin, hola y bienvenidxs nuevamente (?)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Exprese, comente y luego haga click.