17 de enero de 2007

las cosas simples





"lo hago después" es la frase que suena en todo momento cuando no tenés ganas de hacer nada productivo, o simplemente lo que debés hacer.
eso cambió en estos días: me levanto temprano, me baño, desayuno, y enseguida empiezo a hacer todas aquellas cosas pendientes que elaboré meticulosamente en una lista.
compré pintura de tela, me terminé una remera aunque todavía no la estrené. quizás espere la oportunidad correcta, o quizás mañana me levante con ganas de tenerla estrenarla.
hace dos días que volví a subirme a una bicicleta y andar lento, rápido, dando vueltas, haciendo zig-zag.
es una sensación única, volver a sentirse chiquita, pero a la vez, sintiendo libertad al andar, a pesar de tener que pasar por el centro, con los autos, la gente y los semáforos que te frenan.
mi humor está bastante bien, y colaboro más de lo usual.
estoy organizando unas mini vacaciones a la costa con mis amigas, mientras trato de emplear el tiempo de la mejor manera.

pero tampoco me quiero sentir una protagonista de utilisima pero siento que es esto lo que necesito: una postura frente a la vida, para sentirme mejor conmigo misma y con mi alrededor.




y ahora shh que empezó La Llamada!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Exprese, comente y luego haga click.