10 de noviembre de 2006

un dia muy especial

tuve un lindo gesto con mi mamá. cuando iba llegando a mi casa (después de un día de escuela muy particular por mi asfixia) encontré a un señor que vendía jazmines, que me encantan por su aroma y su color pálido en los pétalos, y el color verde de sus hojas.
es increíble lo simple que es hacer feliz a una persona, o al menos llenarla de una alegría sin comparción con algo tan sencillo como unas flores.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Exprese, comente y luego haga click.